ENFERMEDADES INFECCIOSAS DEL APARATO DIGESTIVO EN FELINOS Y CANINOS

Hablar de aparato digestivo y enfermedades infecciosas nos impone hablar de Sistema Inmune Asociado a Mucosas o Tejido Linfático Asociado a Mucosas (SIAM – TLAM)… Un animal inmunocompetente es aquel que se encuentra en un sano equilibrio entre la Tolerancia Periférica a antígenos externos y la Intolerancia Periférica a Patógenos. No necesariamente la Inmunidad de Mucosas se condice con la Inmunidad Sistémica y si bien se pueden estudiar por separado, ambas se interconectan.
El TLAM está integrado por dos subcompartimentos: a) TLAM organizado, compuesto por una estructuración funcional donde ocurrirá la presentación antigénica (tonsilas, placas de peyer y otros), función equivalente a los órganos linfáticos secundarios (ganglios y bazo) en la inmunidad sistémica y b) TLAM difuso.
La presentación antigénica depende de diversos fenotipos celulares, los enterocitos pueden funcionar como células presentadoras de antígenos (CPA), también hay células altamente especializadas como las Células M que no presentan moléculas de histocompatibilidad tipo II por lo que no pueden considerarse CPA profesionales, pero son las encargadas de que lleguen los antígenos a la lámina propia y allí las Células dendríticas o LB sensibilizados previamente actuarán como verdades CPA profesionales.
Un patógeno será aquel microorganismo que desarrolle uno o más mecanismos de evasión del la respuesta inmune local para instalarse en mucosas, multiplicarse y desarrollar una enfermedad.
Los mecanismos inmunes para evitar este evento serán de características humorales (citocinas) y celulares.
Virus, bacterias y parásitos serán responsables de enfermedades del aparato digestivo. Sean procesos agudos o crónicos, localizados o difusos, centralizados o multicéntricos, hoy existe la posibilidad de inmunomodular el TLAM.
Conocer la patogenia de cada microorganismos nos permitirán generar la mejor propuesta terapéutica en el caso de enfermedad y preventiva en el caso de establecer el riesgo sanitario.
La posibilidad de usar interferones beta y gama (IFNβ e IFNγ), interleukina dos (IL2), factor estimulante de colonia de granulocitos (GCSF) ya sea por vía oral o inyectable nos permitirán modular los distintos mecanismos efectores del TLAM y la Inmunidad Sistémica. Promover estados virostáticos en mucosas, evitar la colonización de virus y bacterias en la misma o bien desarrollar vigorosas respuestas antiparasitarias a protozoos y helmintos gastrointestinales.
Un tracto gastrointestinal sano debe mantener el equilibrio de Tolerancia / Intolerancia a antígenos externos, siendo las CPA las encargadas de modular dicho efecto, como verdaderos biosensores que decodificarán el perfil agresivo o no de dicho antígeno.
Las alteraciones en dicha decodificación producirán o bien cronicidad de la infección (donde debemos analizar entre otras cosas el rol de stress crónico en nuestro paciente) o bien enfermedad inmunomediada con incremento de la celularidad y alteraciones de la fisiología del tracto gastrointestinal. Con todo este panorama quizás en períodos iniciales estimular la respuesta sea una necesidad, posteriormente modularla negativamente puede ser otra alternativa válida. En función de lo mencionado relataré nuestra experiencia con interleukina 10 (IL1) recombinante canina y Sómatotrofina rh.
A modo de conclusión de este congreso, es necesario como profesionales de la salud considerar el Manejo del paciente desde tres aristas:
• Nutricional
• Farmacológico
• Inmunológico
Hoy día es posible desde la ingeniería genética y la biotecnología acceder a este último.

Deja un comentario